- Planeta Diabetes - http://www.planetadiabetes.com -

Cuidados del pie diabético en verano

Conoce cuáles son los controles y las medidas de precaución para las actividades físicas de los...

Una de las consecuencias de la diabetes [2] mal tratada son los daños al sistema nervioso que ocasionan diversos trastornos [3] en el organismo [4], como la pérdida de sensibilidad en los pies. Dicha pérdida ocurre de manera gradual y puede frenarse con cuidados adecuados. Por eso son fundamentales los cuidados del pie diabético para evitar mayores perjuicios a la salud.

Las personas con diabetes [5] suelen experimentar problemas circulatorios, principalmente en sus pies, debido a que la sangre no llega adecuadamente. La mala circulación puede desencadenar infecciones, ulceraciones o destrucción del tejido.

La pérdida de sensibilidad en los pies resulta peligrosa porque impide que la persona sienta dolor en caso de recibir una herida o lesión. Esto es tanto más grave en verano, cuando los pies quedan descubiertos y es muy fácil sufrir rasguños, cortes, picaduras de insectos o ampollas. Estas pequeñas agresiones cutáneas pueden infectarse fácilmente en un diabético y ocasionar daños más graves.

Aprende acerca del cuidado de los ojos en los diabéticos y lo que debes hacer en tu...

Durante el verano, los pies están expuestos también a las quemaduras del sol, la arena o el pavimento calientes y si no son percibidas por el paciente con diabetes, puede causar severos problemas.

Los cuidados del pie diabético deben incluir protección contra otros problemas como quemaduras con agua por un baño muy caliente, ampollas o irritaciones ocasionadas por el calzado inapropiado, heridas por cortes con caracoles marinos, vidrios o piedras y por irritaciones químicas producidas por productos para combatir callos que se compran sin receta.

Consejos para los cuidados del pie diabético

Los cuidados del pie diabético son fundamentales para mantener la salud [7] en las personas que padecen diabetes, principalmente durante los meses de verano, cuando el calor hace que los pies suden y el calzado deja menos protegidos los pies.

Evita usar dos días seguidos el mismo calzado, para que tus pies no reciban el roce durante tanto tiempo, esto evita lesiones.

Usa medias siempre, preferentemente de algodón para que los pies estén más frescos y cámbiatelas por lo menos una vez al día.

No camines descalzo. Si vas a la playa, río, piscina o lago, lleva zapatillas aptas para esos sitios.

Ten siempre a mano venditas por si aparece algún corte o ampolla.

Evita los talcos y lociones antisépticos sin receta, ya que suelen ser cáusticos y podrían dañar la delicada piel de tus pies.

Utiliza solo los desinfectantes que te indique tu médico o podólogo, no recurras a cualquier desinfectante, podría resecar o dañar tu piel.

Mantén tus uñas cortadas [8] correctamente. Concurre al podólogo, no intentes cortarlas en casa, tu podólogo cuenta con la técnica y el equipamiento necesarios para un corte seguro.

Cómo curar heridas en el pie diabético

Si sufres una herida en tus pies, debes lavar bien la zona y secarla completamente. Aplica el desinfectante autorizado y cubre la herida con una gasa o vendaje, nunca lleves la herida descubierta. Los vendajes deben cambiarse por lo menos una vez al día.

En caso de ampollas, no intentes drenarla, la piel de la ampolla sirve de protección contra las infecciones. Limpia y seca bien la ampolla y luego cúbrela con un vendaje hasta que sane.

Si la herida no mejora en un par de días, consulta inmediatamente con tu médico para evitar que empeore y ocasione una gangrena o amputaciones.

Importancia de la higiene en los cuidados del pie diabético

Una buena higiene es imprescindible en los pacientes con diabetes, ya que reduce el riesgo [9] de infecciones y otras complicaciones.

Lava tus pies a diario con agua templada y jabón. Sécate bien, principalmente entre los dedos, esto evitará la aparición de hongos.

En caso de que sea necesario, utiliza una crema hidratante para los pies (excepto entre los dedos). No uses talco o polvos pédicos.

Para eliminar callos y asperezas, utiliza una lima de pie durante la ducha, manteniendo el pie mojado y enjabonado.

El calzado y los cuidados del pie diabético

Elige calzado de buena calidad, flexible, acordonado o con velcro para que se ajuste a las variaciones del pie.

Compra tus zapatos al final del día, cuando los pies están más hinchados. No uses los zapatos nuevos por más de cuatro horas seguidas y revisa tus pies al quitártelos.

No uses tacones superiores a 5 centímetros. Descarta los zapatos viejos cuando puedan tener elementos que puedan lesionarte.

Usa medias de algodón u otras fibras naturales. Cámbialas a diario. Evita los pliegues y costuras groseras que pudiesen provocar rozaduras en tu piel.