- Planeta Diabetes - http://www.planetadiabetes.com -

Riesgos de la exposición solar en pacientes diabéticos

Aprende acerca del cuidado de los ojos en los diabéticos y lo que debes hacer en tu...

Que la radiación solar es peligrosa no es una novedad, pero no obstante, todavía hay mucha gente que parece no haberlo notado. Los rayos ultravioleta tienen un efecto nocivo sobre la piel, especialmente en los pacientes diabéticos, cuya piel es más sensible y requiere de cuidados extra para prevenir complicaciones. Por ello es necesario extremar las precauciones para evitar correr riesgos en caso de exposición solar en diabéticos.

La radiación UV A y B excesiva destruye las células epiteliales, con lo que las células superficiales de la dermis se alteran pudiendo tornarse cancerosas. También es responsable de la pérdida de elastina y colágeno ocasionando arrugas, manchas y flaccidez. Los efectos de la radiación solar son acumulativos, por ello es necesario exponerse al sol con responsabilidad para no pagar luego los excesos.

La piel del diabético tiene tendencia al resecamiento, lo cual provoca cambios en la textura, con formación de grietas que permiten la entrada de gérmenes. También experimenta cambios en la secreción de lípidos y la sudoración, además de una alteración del pH y pérdida del manto ácido.

Consejos sobre cuidados del pie diabético. Guía útil para el cuidado de los pies en verano....

Las complicaciones [3] que la piel del diabético puede padecer a raíz de la exposición solar van desde una irritación hasta peligrosas infecciones. Pero esto se puede prevenir empleando fotoprotectores, sombreros, gafas de sol, sombrillas para la playa y ropa adecuada que no permita el pasaje de la radiación UV.

Consejos para la exposición solar en pacientes diabéticos

1. Evita exponerte al sol entre las 10 y las 16 horas, ya que durante ese horario la radiación UV aumenta considerablemente.

2. Utiliza fotoprotector con factor 30 o más. Aplícate el protector 30 minutos antes de exponerte al sol y hazlo de forma generosa. Es importante respetar el tiempo de aplicación porque el fotoprotector no actúa inmediatamente después de la aplicación, sino que le toma media hora comenzar su efecto. No olvides aplicar el fotoprotector en las orejas, pies, manos, la nuca y la nariz. Renueva la aplicación cada dos horas o cuando te metas al agua.

3. Utiliza prendas fotoprotectoras. Estas prendas están confeccionadas en fibras sintéticas y son de colores oscuros, preferentemente negro, aunque pueden ser otros colores fuertes como rojo, verde, etc. Si bien pueden producir una errónea sensación de que absorben la energía UV, en realidad la repelen. Lo que sí absorben es la radiación infrarroja que es la que produce calor en la piel.

4. Usa sombreros, gafas de sol con protección 400UV y sombrillas si vas a la playa.

También puedes complementar estos cuidados con una alimentación [4] rica en agua para mantener hidratada tu piel y beber abundante líquido.